El sistema de ventilación interior con recuperación de calor proporciona un intercambio de aire optimizado de hasta el 98%, que se puede controlar automáticamente adaptándose a cada necesidad. La ventilación es la piedra angular de un clima interior confortable y eficiente.

Con las unidades de ventilación, el volumen de aire puede ajustarse de manera sencilla para adaptarse a los requisito de cada momento. Esta ventilación garantiza un clima interior agradable y saludable en todo momento.

Con las nuevas unidades de calefacción y refrigeración con control de humedad que se acoplan a los recuperadores de calor, se consigue controlar la humedad y sensación térmica, a través del mismo sistema de ventilación

Aprovechar el calor, la humedad y el frío ya disponibles, de manera eficiente tanto técnica como económicamente es posible por medio de sistemas de recuperación de calor calculados individualmente y adaptados a las necesidades existentes. De ese modo se reduce de forma sostenible el uso de energía primaria y se influye positivamente en la amortización de la instalación. Las potencias necesarias que se van a instalar se pueden reducir notablemente, disminuyendo así los costes de inversión y funcionamiento. Según muchas normas y reglamentos nacionales e internacionales es obligatorio el uso de sistemas de recuperación de calor y además debe demostrarse.

Los sistemas de recuperación de calor premium están construidos además para evitar los posibles caudales de aire de recirculación. De este modo, las partículas contaminadas con virus prácticamente no tienen opciones de penetrar en el aire de impulsión desde el aire de retorno de los equipos. Para los equipos de climatización, hay disponible una gran selección de recuperadores de calor de placas, rotativos y sistemas mediante baterías de alta eficiencia. Gracias a la separación al 100% de los flujos de aire de impulsión y de retorno, se excluye completamente la posibilidad de recirculación del aire.