El primer pozo de hidrógeno está en Aragón y puede cambiar el sector energético

El hidrógeno está de moda. En esta época de crisis energética y cambio climático, se habla mucho de este prometedor combustible, sobre todo del hidrógeno verde, el que está generado a partir del agua y empleando energías renovables, por lo que resultaría limpio. En teoría, sería perfecto porque no produce emisiones, resulta inagotable y deja vapor de agua como único residuo. Sin embargo, descomponer agua mediante electrólisis para formar oxígeno e hidrógeno requiere una gran cantidad de energía, lo que pone en entredicho este tipo de proyectos. La cuestión es aún más controvertida cuando las fuentes para producirlo son otras, como en el caso del hidrógeno negro o marrón (procede del carbón), azul (gas natural) o rosa (nuclear). Toda la producción actual contamina o requiere usar electricidad muy costosa.
 

El proyecto de Huesca

En España, ya se ha constituido Helios Aragón, una startup fundada por dos geólogos que pretende extraer hidrógeno en Monzón y alrededores, en la provincia de Huesca. Su objetivo es realizar las primeras perforaciones en 2024 y explotar comercialmente el yacimiento durante 20 o 30 años, a partir de 2028. La inversión total durante las próximas décadas sería de 900 millones de euros (comenzando por 14 millones en 2024), generando 400 empleos directos y 1.500 indirectos.

Para encontrar el origen del proyecto hay que remontarse a datos de 1963. Ensapa (Empresa Nacional de Petróleos de Aragón SA) fracasa en su búsqueda de petróleo en la zona, pero registra la presencia de hidrógeno en varios puntos, incluyendo una pureza del 100% en el pozo Monzón-1. A comienzos de la década de los dos mil, se desarrollan nuevas exploraciones fallidas en busca de gas y el geólogo Chris Atkinson, uno de los cofundadores de Helios Aragón, realiza su doctorado sobre las características del lugar. Cuando crece el interés por el hidrógeno natural, este experto regresa con su idea empresarial, a la que no le van a faltar apoyos internacionales.

 

“Las compañías están ansiosas por participar en el primer proyecto de hidrógeno natural de Europa y esperamos que al menos uno de los socios sea español”, afirma el CEO de la startup, Ian Munro, en declaraciones a Teknautas. Según sus previsiones, en Monzón se podrán producir 1,1 millones de toneladas de hidrógeno (entre 55.000 y 70.000 por año), durante 24 horas y los siete días de la semana. Para lograrlo se empleará “tecnología convencional como la que se utiliza actualmente en los pozos geotérmicos o de gas natural”, explica, tratando de dejar muy claro que el método no tiene nada que ver con el denostado fracking, que utiliza métodos agresivos para romper las rocas y alcanzar bolsas de gas o petróleo.

Solo hay un importante problema a día de hoy: la legislación española no permite este tipo de operaciones de extracción, pero los promotores esperan que el hidrógeno dorado pueda convertirse en breve en una excepción. Según Helios Aragón, la primera perforación, prevista para el año que viene y de carácter evaluativo, no vulneraría las normas actuales. No obstante, el Gobierno de Aragón debe dar su visto bueno. Después, esperan “que el Gobierno español siga el ejemplo de Francia”, comenta Munro, que el año pasado modificó su legislación minera para hacer una excepción con el hidrógeno natural. “Las autoridades entienden la necesidad de una legislación adecuada para que España pueda convertirse en líder mundial del hidrógeno natural”, añade.

 

¿Por qué no lo se conocia hasta ahora?

Una de las grandes preguntas es por qué nadie se había fijado hasta ahora en este recurso natural. De alguna manera, las explotaciones de petróleo y gas que tanto han interesado hasta ahora nos han cegado acerca de su presencia. En ellas, el hidrógeno es escaso o reacciona para formar otros productos. Incluso cuando no es así, los expertos pensaban que no podía acumularse, ya que es una molécula muy pequeña que se filtra a través de las rocas, así que parecía imposible que pudiera ser explotada comercialmente.

Un recurso renovable...

A pesar de todo, quedan muchas dudas y una cuestión clave es que bastantes expertos sostienen que es un recurso renovable. Es decir, que la tierra lo estaría generando de forma continua. Un conjunto de reacciones a altas temperaturas entre el agua y ciertos minerales ricos en hierro y otros metales podría explicar el proceso de liberación de hidrógeno. “Esa regeneración existe, pero no sabemos si es suficiente como para tener una fuente permanente”, señala Javier de Mendoza. En realidad, “todo es renovable si le damos el tiempo suficiente, incluso el petróleo, el problema es que hemos quemado en dos siglos algo que ha tardado en generarse 200 millones de años”. Por eso, estudiar los mecanismos de formación del hidrógeno y la velocidad a la que se produce es clave.

En cualquier caso, si el hidrógeno natural se consolida como una nueva fuente de energía en el mundo, es probable que el gran obstáculo sea más bien político. “Existe una reticencia de muchos países a hacer una exploración masiva de estos recursos y esto también explica lo poco que sabíamos sobre este recurso”, asegura. En estas cuestiones, Europa suele ser especialmente precavida, aunque por el momento, en Helios Aragón se muestran optimistas: además de explorar el potencial de otras zonas de España, ya han establecido una filial en Polonia.

Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Aceptar Rechazar Configuración